OceanGate confirma muerte de 5 tripulantes del submarino Titán

341

La empresa OceanGate Expeditions, propietaria del sumergible Titán, confirmó que no hay sobrevivientes. Como respuesta, la Guardia Costera de Estados Unidos continuará con las investigaciones del resto de parte de la nave. Los escombros encontrados hoy, jueves 22 de junio, son del «marco de aterrizaje y la cubierta trasera».

El domingo 18 de junio, Paul-Henri Nargeolet, Stockton Rush, Hamish Harding y Shahzada y Sulaiman Dawood se sumergieron en las profundidades del Atlántico. Una hora y 45 minutos después de haberse enrumbado hacia el óxido del Titanic, se le perdió el rastro. La búsqueda de la Guardia Costera de Estados Unidos y Canadá, mediante aviones C-130, sonoboyas y barcos fue insuficiente. El apoyo francés con el robot Atalante también fue un intento frustrado.

Para su construcción, la empresa no se rigió a los estándares de seguridad estatales, sino se basó en los propios, según le dijo un operador turístico a la CNN. Antes de confirmar el arribo que costó US$250.000 por persona, los 5 tripulantes firmaron un oficio en el cual exculpaban a la OceanGate de eventuales desastres, al tratarse de una maquinaria «experimental».

En enero de 2018, antes de zambullirse la maquinaria, un equipo de expertos de OceanGate, liderado por el director de operaciones marítimas, David Lochridge, solicitó más pruebas para el sumergible al estimarse «peligros potenciales de los pasajeros».

Ese mismo año el director ejecutivo de la corporación, Stockton Rush, fue advertido por una treintena de representantes del sector de submarinos de que el «experimental» Titán podría ocasionar problemas «de menores a catastróficos», según información proporcionada por el New York Times. Rush fue encontrado muerto 5 años después de haber permitido el desembarco.