La infectóloga del Instituto Nacional de Salud (INS), Lely Solari, advirtió que es necesario que los mayores de 50 años tengan una dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 para estar protegidos ante una posible cuarta ola, tomando en cuenta la aparición de nuevos sublinajes de la variante ómicron y al comprobarse que la efectividad de la vacuna va disminuyendo a los 6 meses de aplicada.

La experta señaló que desde octubre del año pasado se observó que la efectividad de las dos dosis de la vacuna contra la COVID-19 comenzó a disminuir y por eso se optó por una tercera dosis, para recuperar la efectividad de 70 a 89% y prevenir la mortalidad durante la tercera ola por ómicron.

“Durante la ola ómicron fue muy importante la tercera dosis, pero se ha colocado la tercera vacuna hace 5 o 6 meses… y ahora estamos viendo lamentablemente que están surgiendo nuevas variantes”, indicó.