¿Pueden los celulares atraer los rayos en una tormenta eléctrica?

Ante la escena, se hicieron virales en redes sociales los videos y fotografías de los rayos en el cielo, como parte de esta inusual experiencia que solo sucede una vez en décadas.

Pero, ante ello, surgió una posibilidad. En medio de una Lima sin protección especial para los rayos, ¿pueden los celulares funcionar como pararrayos?

Opiniones divididas

Nelson Quispe, subdirector de predicción meteorológica del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), sostuvo que, objetos metálicos, como el celular, pueden ser peligrosos en medio del fenómeno: “Es peligroso. Hace de pararrayos, atrae a esta descarga”.

Sin embargo, Patricio Valderrama, especialista en Prevención y Gestión de Riesgo de Desastres, señala que esto es improbable. “Esta es una costumbre bastante antigua que viene arraigada de las líneas telefónicas analógicas fijas, las cuales están conectadas a una torre principal. Si esta recibe una descarga, podía llevar la descarga hasta el teléfono de tu casa por ellos, algo muy improbable también. Ni que tuviéramos celulares de hierro ni que midan dos metros en el bolsillo”.

Abraham Levy, ‘el hombre del tiempo’, señaló que “los metales, como el aluminio y el cobre, son excelentes conductores de energía eléctrica. Cuando hay una descarga atmosférica, lo aconsejable es no estar expuestos. La gente lo que normal hacen en las ciudades donde esto es común como la selva, es adentrarse dentro de sus viviendas, locales donde trabajan o vehículos y ahí están protegidos. Cuando hay rayos, uno no debe estar expuesto a ellos”, aconsejó.

“Cuando la persona tiene algo metálico en la mano, la misma persona trabaja como pararrayo. Por eso se aconseja que estén correctamente guarecidas”.

Hugo Trigoso, especialista del Instituto Geofísico del Perú (IGP), también habló al respecto.

“Más que el celular mismo, es si uno está en una zona húmeda o está en las condiciones ideales para que haya un rompimiento del aislamiento eléctrico que existe en la atmósfera que produce las descargas”.

Las recomendaciones, claro está, fueron unánimes: ante estos fenómenos, lo mejor es tener resguardo dentro de una casa. “El punto principal es no ‘hacer tierra’, que tu no conduzcas los electrones del rayo en formación. Que el rayo no te vea como un posible camino”, puntualiza Trigoso.

¿Qué opinas?