Foto: La República

En Arequipa, un adolescente de 14 años quiso ayudar a los niños que no tiene Internet en sus casas y por eso conviertió su casa en una escuela.

Con el apoyo de sus padres, el muchacho hizo del patio de su casa un aula de clases donde dicta a más de 10 niños y niñas, según el diario La República.

El joven que cursa el tercer año de secundaria trata de mejorar las habilidades de lectura de los niños, así como les dicta otros cursos.

“Todo empezó con una vecina de mi mamá me dijo que le ayude en sus tareas a su hijo porque ella no sabía leer”, contó.

“Yo me siento feliz cuando enseño porque siento motivación de ellos. Tienen las ganas, como yo, de querer aprender siempre más”, agregó.

El adolescente, quien desea estudiar Ingeniería Industrial, usa todas las medidas de seguridad a la hora de dictar sus clases para evitar la propagación del coronavirus.

¿Qué opinas?