Crisis alimentaria: impacto y medidas en el Perú

231

El Perú atraviesa una crisis alimentaria como consecuencia de diversos factores, entre ellos la pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania, la crisis de los contenedores y la inflación. La inestabilidad en los planos político, económico y social de nuestro país también es otro factor que ha impactado en el corazón del sector agrario y ha desencadenado un alarmante desabastecimiento de alimentos.

Para Jair Alvarado, economista y docente de la Universidad César Vallejo, el Perú sí verá impactada su economía. Sin embargo, los países que van a sufrir menos esta crisis son los que evidencien una relación positiva de importación y exportación. Esto debido a que, al contar con un mayor número de venta de productos fuera de sus territorios, tendrán más dinero para comprar.
“Hoy en día se paga cuatro o cinco veces más por productos como la urea y el fosfato de amonio. Esta situación afecta enormemente en el sector agrícola. Se están cerrando minas, las exportaciones van a disminuir y se proyecta que el sector agroexportador, para los años 2023 y 2024, reduzca aún más estas operaciones, lo cual ocasionará una inevitable caída”, mencionó el especialista.

En otro momento, el docente indicó que esta crisis afectará directamente al agricultor peruano, por lo que es importante tomar medidas urgentes desde el Estado. Asimismo recomendó:

● Optimizar el uso de los alimentos. Es importante que las familias aprendan a no generar desperdicios al momento de preparar sus comidas. El uso de la cocina sostenible es una opción que se debe difundir y explorar más.
● Consumir alimentos que se produzcan en lugares cercanos y mantener el comercio abierto entre países, sobre todo con los más vulnerables. Es importante que se apoye con financiamiento a los Estados que tengan necesidades más urgentes.
● Otro factor a tener en cuenta son las herramientas para que los agricultores sigan produciendo alimentos; por ejemplo, el acceso a los fertilizantes, uno de los productos que han venido subiendo de precio dramáticamente.

“Si bien es cierto, el gobierno está dando apoyo a los pequeños agricultores (minifundistas que tengan menos de 5 hectáreas), esta ayuda no es suficiente debido a que no basta con hacer entrega de productos como la urea, sino también se necesitan los complementos como el fosfato de amonio, el sulfato de potasio, entre otros, lo cual incide negativamente en la productividad de la tierra y nos haría menos competitivos”, finalizó el especialista.